• 11
  • Feb
Sexo y estrés en los hombres
Author

El Sexo y el Estrés en los Hombres

La sexualidad es el resultado de la interrelación de factores orgánicos, características congénitas, así como de las circunstancias ambientales y fenómenos sociales en que el individuo se desarrolla.

Habitualmente, la mayor parte de la población podría cumplir con la suma de estos factores a su favor para desarrollar una sexualidad sana, sin embargo, el medio o ambiente en el que crecen cuenta con múltiples factores socio-culturales que alteran este equilibrio, y es ahí donde el “estrés” juega un papel importante en las disfunciones sexuales.

¿Qué es el Estrés?

El estrés es un sentimiento de tensión física y/o emocional como consecuencia de cualquier situación o pensamiento que produzca la sensación de frustración, rabia o ansiedad, se trata de una sensación normal que comúnmente sirve para ayudar a afrontar la vida en todos sus aspectos, sin embargo, no afecta a todos por igual y  puede relacionarse con muchos síntomas, los mas comunes: dificultad para concentrarse, agotamiento físico, irritabilidad, problemas con el sueño, además guarda una estrecha relación con los problemas sexuales mas frecuentes en hombres como la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

¿Afecta el estrés al sexo?

Se sabe que las disfunciones sexuales están asociadas con respuestas del estrés o con los llamados trastornos psicosomáticos. En el caso de los hombres, estas  disfunciones sexuales constituyen un problema de salud alarmante y en aumento considerando las condiciones laborales y sociales que acontecen actualmente en España, por ello, es común encontrar personas que padecen Disfunción Eréctil (DE), Deseo Sexual Inhibido (perdida del deseo sexual) y Eyaculación Precoz, relacionado a altos niveles de estrés que por el resto de factores de riesgo.

¿Cómo Afecta el Estrés al Sexo?

Existen situaciones ambientales que de forma general son nocivas para la salud del organismo, cualquier acontecimiento que sea a nivel social, de grupo o personal, puede de forma brusca y traumática destruir el equilibrio y exigir la puesta en función de nuevos patrones de conducta y hábitos de vida para lograr la nueva adaptación como organismo al medio.

El principal cambio ocurre desde el punto de vista psicológico, la estabilidad del estado de ánimo, la concentración y el interés por las relaciones o por la pareja disminuye y esto hace que las relaciones sean cada vez menos frecuentes o placenteras, esto se convierte en un circulo que se retroalimenta de forma negativa, con ello aparece la pérdida del deseo y la Disfunción Eréctil, sin embargo, en la medida que el nivel de estrés aumenta o se cronifica, pueden ocurrir cambios a nivel físico y químico en el organismo que pueden producir que estas disfunciones se perpetúen, incluso después de haber resuelto o manejado el estrés que fue el factor que predispuso para que se presentaran.

¿Cuál es la solución?

Lo más práctico es desarrollar estilos de vida que beneficien la salud mental y física para manejar de forma adecuada el estrés. Respecto a la vida sexual masculina, en muchos casos es recomendable indicar tratamientos específicos para los síntomas o signos que se presenten, no olvidemos que la mayoría de los casos tienen solución y existen terapias psicológicas y farmacológicas eficaces para mejorar nuestra vida sexual.